Blog

Testimonio de María

En Clínica UNER tenemos algo muy claro, y es que todos los grandes resultados que conseguimos van acompañados de pacientes y familias cuyo compromiso y esfuerzo hacen que todo sea posible. 

Así que palabras como las que os compartimos aquí nos emocionan, nos animan a seguir en esta línea de trabajo... y sobre todo, nos recuerdan lo importante que sois las familias en el equipo Uner. Nada sería posible sin vuestra entega y confianza. ¡Gracias familia por dejar que los límites no existan!

 

Querida Mª Jesús,

si hace año y medio alguien nos hubiese dicho que a día de hoy estaríamos en este punto nos habría parecido un milagro... pero lo cierto es que fuiste tú quien nos lo auguró, con convicción plena y, es más, nos pediste solamente darnos tiempo.

Porque el tiempo  pone las cosas en su sitio, sí, pero en ese momento necesitábamos una mano que nos acompañase por este enigmático camino hasta llegar al mejor de los desenlaces. ¡Vaya suerte encontrarte!

Parece que estamos por fin completando un ciclo pero lo que nunca finalizará será nuestro agradecimiento y admiración eternos por ti.

¡Gracias por hacernos creer que es posible lo imposible!