Blog

LUNES DEL PACIENTE - ENTREGA 10

Pasan los días y tras una semana vemos que mi padre se muestra más participativo, que despega su espalda de la silla, que no tiene miedo a inclinarse hacia delante para coger el pan de la mesa, que ayuda a meter la "mano buena" en la ropa, hay un cambio en él.... y sobre todo, nos esforzamos mucho en que nos entienda y nos entiende, a veces se nos olvida no hablar rápido, o hablamos despacio con los conocidos, pero es una luz de esperanza, es solo una semana.
 
¡7 dias! Estamos muy animados, de seguir así en poco tiempo estará muy bien.
 
Al llegar a la clínica nos preguntan si hemos observado algún cambio, y con emoción comentamos lo que hemos visto, nos dicen que a veces podemos ver una evolución muy rápida en algunas cosas, pero que eso no siempre va a ser así, que llegará un momento en que sea más lenta. Nos comentan que la máquina más perfecta que existe es el cerebro, y que ha sido dañado, así que será él mismo quien nos marque hasta donde podemos llegar. Debemos seguir con ilusión y ánimo.
 
Lo que más nos ha emocionado ha sido la mejora en la comprensión de mi padre, recuerdo que el primer día yo lo que quería era que andase, que saliese corriendo, que pudiese levantarse de la silla, y hoy soy consciente de lo importante que es para todos que primero entienda y sepa qué queremos, que nos escuchemos, de lo contrario, todo son malos entendidos y malas caras.
 
Hoy es el primer día que entramos en una sesión, es de terapia ocupacional. La terapeuta, nos ha enseñado cómo ayudarle a desvestirse, nuestro primer pensamiento ha sido "eso ya lo hace", pero cuando nos ha hablado del brazo "malito", ha sido donde nos hemos sorprendido, él nos asentía con la cabeza y al comentarnos como le puede llegar a doler, hemos sentido una gran pena por él, porque nadie nos había dicho nada, y manejabamos su brazo como si no lo sintiera.
 
Salimos de la sesión mi madre y yo en silencio, ninguna quiere decir nada,... antes de sentarnos mi madre me mira y me dice "yo no quería hacerle daño, pero no sabía que le podría doler tanto".
 
Termina el día y al llegar a casa, nos ponemos manos a la obra con lo que nos han enseñado, se lo explicamos a mis hermanos.
 
Tenemos un nuevo reto para esta semana.