Blog

LUNES DEL NIÑO - ENTREGA 6

Pasa el tiempo y continuamos nuestra lucha con nuestro hijo. Lo mejor del día a día, es que todo lo que tenemos que hacer ante ojos ajenos a esta enfermedad, son juegos continuos, nos pasamos el día jugando con nuestro hijo. Ya empieza a mover las manos y piernas, creíamos que era todo, el resto ya era ir perfilando, pero no. Faltan los ojos. ¿Pero que pasa en los ojos mi hijo? Tiene el ojo un poco torcido pero nada más.... o eso es lo que nosotros pensábamos. Nos demostraron que los ojos es una parte muy importante del tratamiento que pasa desapercibida. Nosotros queríamos avanzar en andar, coger las cosas y hablar, y de repente, parada en los ojos. 
 
Nos indican que se le realice una prueba en los ojos, los resultados mostraron claramente que le faltaban 8 dioptrías en cada uno. Lástima de mi hijo, yo creyendo que veía y resulta que se había acostumbrado a intuir. Nos dicen que hay que ponerle gafas, unas gafas que no quería llevar, ya que se había acostumbrado a ver de esa forma.
 
Una vez puestas, a los 5-7 días, notamos un buen cambio en mi hijo, en equilibrio, estabilidad, confianza, disminuyó también el llanto. Ante estas reacciones me surgió la duda, ¿que veía mi hijo cuando íbamos por la calle y yo le decía "mira, mira, mira"?
 
Vamos avanzando, poco a poco, pero ya tenemos dos manos, dos piernas y los ojos...