logopeda COVID-19

Cómo puede ayudar el logopeda en las secuelas del COVID-19

Secuelas del COVID 19

Las secuelas del COVID-19 pueden apreciarse a nivel neurológico, muscular, psicológico… e incluso afectar la comunicación oral del paciente. El logopeda puede cumplir un papel clave en la recuperación.

Con un alto contagio exponencial entre humanos, la infección por coronavirus se caracteriza por tener síntomas como:

  • Fiebre
  • Tos
  • Disnea (ahogo o dificultad en la respiración)
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Hiposmia (reducción de la capacidad para percibir olores)
  • Disgeusia (trastorno del gusto, cambio perceptivo del sabor de los alimentos).

La gravedad de la enfermedad que provoca el virus obliga en muchos casos a permanecer largos periodos de tiempo conectados a respiradores provocando alteraciones en la deglución (disfagia) y la voz.

Se demuestra la vinculación directa entre logopedia y COVID-19 en aquellos pacientes que se sufren patologías como:

  • Neuropatologías secundarias al virus como pudiera ser un accidente cerebrovascular: las principales secuelas o síntomas que podemos encontrar son la reducción o privación comunicativa (en todas sus variables), muscular o funcional del paciente por una lesión en las estructuras del sistema nervioso central o por la afectación de los procesos de control motor.
  • Alteraciones sensitivas y/o motoras que afecte a cualquier función oral. Podemos citar entre otras: parestesias (sensación o conjunto de sensaciones anormales de cosquilleo, calor o frío), debilidad muscular o parálisis.
  • Alteraciones en la alimentación en pacientes post UCI y que pueden derivar en una mayor incidencia en neumonías aspirativas, infecciones respiratorias o deshidratación. De hecho, se calcula que más de la mitad de los pacientes intubados sufren disfagia y tienen dificultades para tragar y alimentarse adecuadamente.
  • Alteraciones vocales secundarias por intubación prolongada del paciente y que en muchas ocasiones produce un trauma en la mucosa laríngea por contacto que desencadena en pérdidas de alguna de las cualidades de la voz, limitando su comunicación oral. Destaca la disfonía.

COVID-19 Y LAS ALTERACIONES EN LA ALIMENTACIÓN

Muchas de las personas que hayan sufrido COVID-19 pueden perder la capacidad de alimentarse con normalidad.

En un reciente estudio realizado en Hospital de Mataró se ha comprobado que el 55% de los pacientes en Unidades de Hospitalización COVID-19 sufren disfagia (alteración en el proceso de la deglución que impide que se realice una alimentación segura y eficaz) y el 84% riesgo nutricional.

Una de las principales causas es la intubación que se realiza para dotar a la persona de tener una ventilación mecánica. Dependiendo del tiempo que hayan estado intubados las consecuencias pueden ser más o menos graves.

Al desintubar es muy frecuente que la persona pierda alguna pieza dental, sufra alguna alteración estructural, mecánica o una parálisis faringolaríngea. Esto también va a influir negativamente en el proceso deglutorio.

Por otro lado, la disfagia puede aparecer porque la persona haya estado mucho tiempo en sedación y no ha ingerido alimento por vía oral. Entonces, esta persona ha perdido el tono muscular de las estructuras implicadas en la deglución.

Existen tres formas de abordaje para la persona con disfagia: compensatorias, rehabilitadoras y técnicas mixtas. La implementación y uso de estas técnicas tendrá a su vez una serie de barreras y/o facilitadores para su puesta en práctica que habrá que estudiar en cada caso. Una misma técnica será una solución positiva en un caso que no será útil o tal vez contraindicada en otros

Es importante recordar que cada caso requerirá abordajes diferentes. Lo importante es que el logopeda cuente con herramientas para poder ofrecer soluciones basadas en la seguridad dadas las restricciones del momento.

COVID-19 Y LAS ALTERACIONES DE LA VOZ

La intubación endotraqueal que hemos mencionado anteriormente produce alteraciones a nivel estructural de la laringe, lo que repercutirá negativamente en la capacidad fonatoria.

El tubo atraviesa el espacio laríngeo separando las cuerdas vocales, y si esto se produce de forma prolongada puede aparecer el riesgo de sufrir daños estructurales de leves a severos.

La pérdida de capacidad vocal o fonatoria se denomina disfonía. Si la causa de su aparición es la intubación endotraqueal podemos encontrarnos con varios tipos de disfonía.

¿Qué tipos de disfonía se puede ver tras la intubación por COVID-19?

Por un lado, puede aparecer disfonía por disminución del tono o la fuerza de las estructuras implicadas en el mecanismo fonatorio.

Esto es similar a lo que pasaba en la disfagia, una intubación prolongada hace que el tono muscular disminuya y se aprecie en la persona una voz soplada y débil.

Por otro lado, se pueden encontrar parálisis de cuerdas vocales debido a una lesión en el nervio recurrente producida en el proceso de intubación o extubación. Y se verá repercutido el funcionamiento de la laringe y sus componentes. En este caso se podrá observar voz ronca y con exceso de aire.

  

¿Por qué otro motivo puede aparecer disfonía post COVID-19?

A parte de las lesiones producidas por la intubación/extubación, la voz puede verse afectada por la disminución de la capacidad respiratoria, que es uno de los síntomas principales del COVID-19.

Si el proceso respiratorio se ve alterado, la voz también lo estará. Ya que, en líneas generales, la voz es el aire exhalado que pasa por diversos resonadores que hacen que se produzca la fonación.

Cuando existen problemas respiratorios es común que las personas presenten una tos prolongada que abusa de la fuerza muscular de las estructuras implicadas en la fonación.

Durante la tos las cuerdas vocales se unen de forma brusca para expulsar el aire, mucosidad, etc.

Al sufrir esos constantes golpes en las cuerdas vocales pueden aparecer lesiones orgánicas que posteriormente se convertirán en los causantes de una disfonía.

Se pueden observar dos tipos de disfonías:

  • La que está en un nivel agudo, que remite con un simple reposo vocal.
  • Y otro nivel sería el crónico que requiere de un tratamiento intensivo.

¿Cuáles son los síntomas de la disfonía post COVID-19?

  • Fatiga respiratoria, corporal y vocal.
  • Ronquera o voz sin brillo.
  • Voz áspera, seca.
  • Voz entrecortada.
  • Presión en el pecho.
  • Dolor cervical y pectoral.
  • Dolor laríngeo.
  • Disminución de la escala tonal.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

966 55 04 06

Ir arriba