Rehabilitación en niños y adultos con tumor cerebral, puntos clave

Rehabilitación en niños y adultos con tumor cerebral, puntos clave

Síntomas de tumor cerebral

Puntos a los que la especialidad debe prestar atención

En esta patología vamos a observar distintos síntomas dependiendo del área de afectación cerebral. 

En este caso en concreto, existe una afectación acentuada de la coordinación y de la estabilidad, ocasionando problemas durante la marcha y la ejecución de movimientos. Por tanto, observamos una marcha inestable, con movimientos lentos y poco armónicos. Además, apreciamos una hipotonía generalizada con una serie de compensaciones físicas derivadas de ésta, como son la retroversión de pelvis con abombamiento abdominal y aumento de las curvas raquídeas. Por último, debido a la intervención quirúrgica para extirpar el tumor, es importante fijarnos en la cicatriz y los posibles problemas de adherencias que pueda presentar.

Qué nos encontramos en una sesión con esta patología

Teniendo en cuenta los puntos anteriores, en este caso, lo ideal es trabajar la coordinación y la estabilidad articular para mejorar el patrón de marcha y los movimientos en general. También podemos hacer ejercicios para ganar tono muscular y hacer una corrección activa de la postura. Por último, se recomienda hacer trabajo de la cicatriz para ganar deslizamiento de los distintos planos de tejidos. 

Las sesiones, sobre todo con niños como en este caso, pueden consistir en circuitos de psicomotricidad donde emplearemos distintos elementos para trabajar lo descrito anteriormente. En los circuitos colocaremos obstáculos para sortearlos, encestar pelotas, transportar objetos, introducir aros, etc. Implicando miembros superiores e inferiores, para mejorar el esquema motor y la coordinación junto a la disociación de cintura escapular y pélvica. Intentamos que sean divertidos y que tengan cierta dificultad para lograr los objetivos marcados. 

Con adultos el trabajo puede estar más enfocado al ejercicio terapéutico, con cierta dificultad y peso para aumentar el tono muscular. Mediante ejercicios de equilibrio y coordinación vamos a mejorar la estabilidad y coordinación global. A continuación, con reeducación postural global y estiramientos se puede mejorar la postura. Y para concluir, se puede reeducar la marcha, corrigiendo las fases en las que existe algún déficit. 

De manera complementaria, existe la posibilidad de realizar trabajo en piscina con los beneficios que ésta nos aporta: disminución de peso, flotabilidad, variabilidad de ejercicios, natación, etc. Al igual que en el gimnasio de fisioterapia, con los niños podemos realizar las sesiones enfocadas en juegos que nos permitan lograr los objetivos marcados, y con los adultos las sesiones acuáticas se pueden centrar en realizar ejercicios diferentes a los que se realizan fuera del agua. La variabilidad nos va a ayudar a conseguir con mayor rapidez las metas que nos hemos marcado. 

Para finalizar la sesión es muy recomendable realizar algo de terapia manual en la cicatriz y los tejidos colindantes. De este modo nos aseguramos una correcta cicatrización y un buen deslizamiento de los distintos planos de tejidos. Esto nos va a ayudar a mejorar los movimientos del raquis y a mejorar la postura incluso. 

Posibles curiosidades y anécdotas

Según el área de localización se pueden encontrar diversos trastornos motores como ya hemos dicho anteriormente. Una característica que suele predominar en estos casos, sobre todo si el paciente es un niño, es la sedestación en W (sentado con las piernas hacia los lados y las plantas de los pies orientadas hacia atrás). Debido a la hipotonía generalizada se “dejan caer” cuando se sientan y adoptan esta postura de W con las piernas. 

Autor: Paco Lozano Martínez.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

966 55 04 06

Ir arriba