herramienta terapéutica

Cocina como herramienta terapéutica

  1. Inicio
  2. /
  3. Terapia ocupacional
  4. /
  5. Cocina como herramienta terapéutica

Objetivo de la cocina como herramienta terapéutica

Dentro de las instalaciones de Clínica Uner, contamos con una cocina muy acogedora. Ésta es imprescindible para aquellos pacientes que quieren retomar o colaborar en esta actividad instrumental y llevarla a cabo en su día a día. Bien de forma independiente o bien colaborando con sus familiares en el hogar, invirtiendo el tiempo en una ocupación.

En estas sesiones de cocina participan desde niños, adolescentes hasta adultos. Cocinar, ofrece una diversidad de cambios positivos en el acompañamiento del tratamiento del paciente, independientemente de la edad.

Tras recoger información sobre qué es lo que le gusta al paciente y cuáles son sus motivadores, si las terapeutas ocupacionales consideramos que la cocina puede ser beneficiosa como herramienta terapéutica, es ahí cuando la incluimos en las sesiones de tratamiento.

En función de los objetivos que se hayan planteado una vez hecha la valoración del paciente, se planificarán 1 o 2 sesiones a la semana en cocina de 45 minutos o 1h y 30, terapeuta ocupacional y paciente.

¿Cuál es el proceso de trabajo en esta terapia ocupacional?

Con algunos pacientes, utilizamos una sesión en sala de 45 minutos para organizar y planificar la sesión de cocina. En ella se concreta:

Receta: El paciente elige una receta valorando el tiempo que necesita para hacerla y el tiempo del que dispone.

-Ingredientes que se necesitan: el paciente tiene que comprobar en su casa si tiene los ingredientes necesarios o, por el contrario, si hace falta comprarlos.

-Pasos a seguir para hacer la receta (elaboración de la misma): el paciente o la terapeuta escribe en un papel cuándo se cortan o pelan los ingredientes, cuándo se pone a hervir la comida, qué tiempo de cocción necesita, cuánto tiempo tiene que estar la comida en el horno, etc.

En algunas ocasiones, cuando el objetivo funcional del paciente es la compra (incluyendo el proceso que esta conlleva), desde la clínica los acompañamos al súper mercado para que compren los ingredientes que necesitan.

En esta actividad se puede observar cómo se desenvuelven de manera funcional en un entorno real trabajando la movilidad funcional, uso de la mano afecta, selección de ingredientes, orientación espacial, organización y planificación de toda la actividad, memoria (lista de la compra), pago en efectivo/tarjeta, responsabilidad de sus enseres personales (cartera, dinero, etc.), guardar/transportar la compra y un largo etcétera.

La mayoría de los materiales que se suele utilizar en las sesiones de cocina son:

  • Mantel antideslizante: se utiliza para evitar que un plato, bandeja, vaso, etc. Se deslice en la mesa.
  • Cubiertos adaptados con mango engrosado: se utilizan para personas que tienen dificultad en el agarre del cubierto y/o utensilio.
  • Tabla adaptada de alimentos: se utiliza para las personas con limitaciones motoras y/o que sólo tienen movilidad en una mano.
  • Utensilios como ollas, sartenes, espumadera, rodillo, escurridor, pelador, batidora, etc.
  • Alimentos para trabajar experiencias sensoriales: especias, temperatura (como el agua de la cocina, hacer helados, etc.), texturas como diferentes tipos de frutas, verduras, cereales, harina…

    Una experiencia creativa

    Una vez llega el día de hacer la sesión de cocina, los pasos a seguir son:

  • Preparación de alimentos/ingredientes
  • Preparación de utensilios o herramientas
  • Elaboración de la receta
  • Limpieza de utensilios: Fregar, secar y guardar los utensilios o herramientas utilizada

Objetivos terapéuticos

Los principales objetivos terapéuticos que se trabajan en las sesiones de cocina son:

  • Entrenamiento en productos de apoyo (tabla adaptada de alimentos, cubiertos adaptados, etc.)
  • Adquirir o reaprender nuevas formas de hacer la actividad
  • Incluir la mano afecta dentro de la actividad (como sujeción o apoyo)
  • Mejorar la destreza manipulativa de la mano afecta o miembros superiores: coordinación óculo-manual, pinzas, agarres, etc.
  • Generalizar y/o fomentar habilidades para una comunicación funcional
  • Mantener y o mejorar las funciones motoras
  • Colaborar en roles domésticos
  • Potenciar la motivación y adherencia al tratamiento
  • Aumentar la participación en las actividades instrumentales como compras, preparación de la receta, manejo del dinero, limpieza de materiales, etc.
  • Fomentar habilidades durante la participación e interacción social
  • Potenciar funciones cognitivas como: iniciativa, resolución de problemas, memoria, atención, funciones ejecutivas, etc.
  • Desarrollar experiencias sensoriales e integrarlas en el día a día

Animamos, desde Clínica Uner, a todas las familias y pacientes que quieran experimentar, que utilicen la cocina como una actividad que genera oportunidades para mantener vivo al cerebro.

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

966 55 04 06

Ir arriba