Sindrome de West – Fisioterapia

Puntos a los que la especialidad debe prestar atención

Las “consecuencias” físicas que pueden aparecer debido a la hidrocefalia son muy diferentes: desde que haya una afectación motora grave donde el movimiento voluntario es muy pobre o escaso, hasta que la afectación motora sea leve provocando una hipotonía general.

En los casos como el descrito, donde existe una hipotonía generalizada, el objetivo principal que se plantea desde fisioterapia es activar y conseguir el mayor movimiento voluntario posible, al mismo tiempo debemos controlar que no se produzcan alteraciones estructurales como, por ejemplo, escoliosis o retracción de los tejidos.


¿Qué nos encontramos en una sesión con esta patología?

El objetivo marcado en este caso es favorecer el mayor movimiento voluntario posible, por lo que comenzaríamos dirigiendo el movimiento hacia una posición concreta. Lo que se pretende conseguir es favorecer la activación muscular para alcanzar y realizar la posición y una vez conseguida, enfocar el movimiento hacia una finalidad como un juego. Por ejemplo, podemos empezar bajando al suelo sentándonos de diversas formas: en indio, de lado, de rodillas, etc. y tener que ir realizando alcances a distintas alturas y distancias para poder realizar una actividad como construir una torre de cubos.

Una vez finalizada la actividad en estático, pasaríamos a realizar otra tarea en donde tenga que moverse por el suelo para poder completarla: lanzar un balón, encestarlo y tener que ir a buscarlo. De esa manera trabajamos la activación muscular para mantener la postura a la hora de lanzar, la fuerza para lanzarlo y la coordinación viso-espacial (percepción del espacio) junto con la óculo-manual (lanzar la pelota a un punto concreto). Para coger el balón realizaríamos varias formas de locomoción, voltear, arrastrarse, gatear, etc. para hacer partícipe a todo el cuerpo.

Una vez terminada la acción en suelo nos pondríamos de pie, trabajando los desplazamientos y los cambios de posición con y sin ayuda. 


Posibles curiosidades y anécdotas

Cuando hay algún problema con el funcionamiento de la válvula de drenaje o un cambio en las presiones craneales, aparecen alteraciones del movimiento, como por ejemplo, bradicinesia, movimientos estereotipados, descoordinación, alteraciones del tono, ataxias, etc..  y además que ocurran de manera inmediata, suelen ser un indicador de pronóstico para detectar que pueda haber algún problema con el drenaje de la válvula y no de otro tipo de patología neurológica.  

Las alteraciones motoras son muy variables según el grado 

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

966 55 04 06

Ir arriba